Madre cachonda follada a escondidas

Haciendo el amor con una madre cachonda

Me follé a una madre cachonda . Buenas tardes, hace un tiempo que tenía ganas de delatar ni historia y ahora lo haré: Mi nombre es Juan tengo 18 años y mido 175 y tengo un cuerpo marcado ya que me cuido bastante.

Madre cachonda caliente

Me encanta el fútbol, todo comenzó un lunes por la noche cuando llegué de visita a la casa de mi tío, ya que tenía que hacer unas pruebas de fútbol en esa ciudad toda la semana, así que pues él me ofreció la casa.

Historia de una mujer mayor

Mi madre cachonda enseguida me sirvió la cena y comenzamos a hablar de como me iba en la vida etcétera… Después de unos minutos mi tío estaba cansado del trabajo se fue a dormir porque es gerente de un banco y llega cansadísimo. De pronto me dice mi madre cachonda que prendiera la tele o hiciera lo que quisiera que estaba en mi casa, le agradecí por la cena y le hice caso.

Me puse a ver la tele un rato, pasaron unos minutos cuando me dijo mi madre cachonda: aquí te dejo las sábanas para q duermas en el sofá. Ponte cómodo y hasta mañana que nos levantemos. Espero que no te hagamos ruido ya que se levanta tu tío muy temprano al igual que yo. Y le contesté, no te preocupes madre cachonda tengo el sueño muy pesado.

La mamá caliente

Al día siguiente como me lo había dicho comenzó a preparar el desayuno a mi tío, mientras él se ducha y al oír la licuadora me despertó ya que la cocina está junto la sala y al abrir los ojos me sorprendí de veré a mi madre cachonda traía un short que se comía con las nalgas y una blusa transparente la cual marcará sus hermosos pezones. Automáticamente se me paró el pene y lentamente comencé a masturbarme hasta que mi tío salió de la ducha y volví a hacerme dormido otra vez.

Sexo con madre madurita

Mi tío se fue y mi madre cachonda se metió nuevamente a la cama para descansar un rato más y después llevar a mis primas a la escuela. Mi madre cachonda comenzó a hacer ruido y nuevamente me despertó, ahora llevaba unos panties pegaditos, el cual hacía marcar su hermosa tanga al estar tan pegado.

Maduras peludas muy ricas

Donde yo dormía noto que mi pene estaba erecto pero no hizo mucho caso hasta que se me salió del boxer, fue así como se sorprendió y se éxito tanto que comenzó a masturbarse hasta que me tocó.

Obviamente en ese lapso yo me hacía el dormido hasta que llevo en mi verga a su boca y fue cuando desperté. Estaba por venirme y me dijo, perdón no lo vuelvo hacer, eres el sobrino de mi esposo y no está bien lo q estamos haciendo, no te preocupes, le contesté nervioso y tembloroso ya que no me creía que estará pasando esto con mi hermosa madre cachonda, así que decidí ir a mis pruebas de fútbol y al terminar mi entrenamiento corrí enseguida a comprar unos condones a la farmacia por si volvía a ocurrir algo entre nosotros.

Follando a la madre cachonda

Al llegar la noche llegué a casa de mi tío, los encontré cenando y así que llegué a acompañarlos cuando mi madre cachonda se levantó de la mesa, traía un rica falda marcando su hermoso culo y tanga y cuando mi tío fue a dormir, mi madre cachonda y yo nos quedamos hablando en la mesa y de pronto me dice, voltea sobrino todo esto será tuyo y me abrió las piernas y un lado su tanga y comenzó a masturbarse invitándome a hacerle sexo oral.

Minutos después mi tío tosió y fue como nuevamente no se pudo hacer nada.

Al saber que mañana estaríamos solos, no pude dormir toda la noche hasta las 4 de la mañana. Caí rendido, amaneció y mi madre cachonda ansiosa me despertó con unas idílicas mamadas y fue ahí como comencé a besar sus ricas tetas. Mi lengua la memadre cachonda con fuerza en su boca, la monté en mi pene y la comencé a follar, gritaba más y más así follando a mi madre cachonda sinceramente no aguanté mucho y me corrí en diez minutos.

Madre a cuatro patas muy cachonda

Viejas sexys y calientes

Hazto seguido, mi madre cachonda me preguntó si ya no podía tener más sexo porque no se me levantaba, y yo le dije, perdona madre cachonda déjame que me tome un vasito de leche para poder comenzar de nuevo el acto sexual. Mi madre cachonda se quedo esperando un poco mientras yo fui a la cocina a tomar algo de leche pero simplemente era una excusa para tomarme una pastilla de esas que te dan ganas de follar hasta el día siguiente.

Mi madre cachonda estaba sentada y desnuda en el salón esperando a que fuera de nuevo a follarla, miré a ver si continuaba allí y me tomé la pastillla. En cuestión de unos minutos, mi pene empezó a alargarse de una manera descomunal, veía como la mi madre cachonda se estaba empezando a mojar al ver mi pene. Ella me dijo, oye que ha pasado con ese pene que está tan grande. Y yo le dije, la leche que es muy rica.

Sexo duro con mujer madura

De nuevo empezamos a follar como locos, mi madre cachonda y yo en casa solos, aunque era un poco madura esa abuela loca por tener sexo era increíble, me la chupaba como nadie, no me quiero imaginar si entra mi tio y nos ve follando en su casa. Creo que se volvería loco y me mataría pero en ese momento yo eso ni lo pensaba, solo quería follar a mi madre cachonda como si fuera la última vez.

Estuvimos follando como 4 horas y ya tuvimos que darnos una ducha porque mi pene estaba tan rojo que me ardía, gastamos como 10 condones esa noche y fue algo incréible. Mi madre cachonda nunca olvidará esa experiencia tan morbosa. Sin duda la mejor que he tenido desde hace mucho tiempo.

Mujeres maduras en directo

Después de eso dice que quiere verme todos los fines de semana y que va a hacer lo posible por dejar a mi tío en casa solo mientras mi madre cachonda se viene a follar conmigo. Sin duda las mujeres más maduras son mucho más caliente que otras más jóvenes. No me imaginaba tener una madre cachonda tan cachonda la verdad. Y así será, quedaremos todos los fines de semana que pueda ella para darle lo que necesita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *