Madurita follando al amigo de su hijo

Relato de una mamá madurita que se folla al hijo de su amigo

Voy a contar una historio increíble de una madurita follando. Estaba muy contento porque era mi primera fiesta de noche vieja, tenía 18 años y por fin mis padres me dejaban ir sólo a uno de sus lugares en los que no se duerme.

Madurita follando

Había quedado con mi amigo Luis para irnos juntos a la fiesta, por lo que quedaría en su casa sobre las 12:30 horas. Y su madre me dijo, tengo malas noticias, Luis va a tardar un poco, se ha ido con su padre a felicitar a los vecinos por el año nuevo pero no te quedes ahí parado entra que está haciendo frío y aquí lo esperas. Por dentro estaba fantaseando de como será una madurita follando.

En casa de la mamá

Ese día, la madre madurita de mi amigo, la madre de Luis estaba particularmente hermosa, llevaba un vestido de impresión que transparentaba su ropa interior. Conozco a Luis desde hace años y su madre siempre me ha tratado con cariño pero no por atracción sino por ternura, mi madre e Inés la madurita son grandes amigas y desde que tenía 15 años fantaseaba con estar en el lugar del padre de Luis, cogerla cada noche sin descanso.

Me senté en el sofá y me imaginaba a esa madre madurita follando. Se sentó conmigo, no despegaba la vista del teléfono, como si no notarán presencias. Mi padre y yo nos hemos cogido una borrachera y no podemos regresar. Así con mi madre por la conoces sabes cómo se pondría y nos quedaremos hasta mañana.

A solas con su madre

Coméntale que los vecinos dicen que si quiere puede ir ella. Lo rechazará y asunto arreglado, ¡qué cabrón! y ahora que se supone que llevaba días pensando en esa fiesta, además no conozco a nadie y no puedo llegar sólo. Todo se ha ido al carajo, acabo de recibir un mensaje de Luis diciéndome que su padre y él se quedarán en casa de los vecinos.

Es irresponsable que me ha dejado plantado, pero no te apures esta noche a mí también me han fastidiado los planeas. ¿quieres una copa? está bien, me parecía buena idea aunque no tenía ninguna esperanza con esa mujer. Me puso una copa y empezamos a hablar y yo pensaba por dentro una y otra vez como será esta madurita follando.

Madurita se empieza a calentar

Es responsable mi hijo, nunca me cuentan nada de su vida, ¿tiene novia?, ¿y tú tienes novia?, y yo le dije, con su madre en ese momento era tal el clima de confianza que quise decirle a gritos: tú tú me gustas, pero mi vergüenza fue más fuerte y aunque de algo estaba seguro, la madre madurita follando seguro no era la mujer que sería que imaginaba.

¿te pasa algo? estoy pasando en un rato muy agradable, estaba preparada para ir a una fiesta con mi esposo pero el muy cabrón me dice que no va a llegar.

Empiezo a fantasear con su madre madura

Lo peor es que me enterado que se ha estado viendo con una mujer más joven, no ha dicho nada por miedo a que me deje y sé que Luis se iría con él, hay que ser un pendejo. Lo siento, no lo entiendo porque tu eres una mujer preciosa y cualquier hombre daría lo que fuera por estar contigo, eres hermosa y tienes un gran corazón.

Me miró, se acercó y me dio un beso tierno en las mejillas mientras me abrazaba, me sentí halagado porque una mujer así buscaba mi apoyo y aunque me apetecía hacer algo más que abrazarla suavemente, me acerqué a sus labios y le di un beso a esa belleza madura. Y de nuevo me venía a la cabeza esa madurita follando.

Primer beso con caliente madura

Pensé, ahora seguro que me echa de su casa, pero su reacción fue distinta de lo que esperaba. Me respondió con un beso más intenso de un momento a otro, nuestras lenguas estaban introduciéndose en la boca del otro, me estaba empalmando y la idea de follarme a la madre de mi amigo estaba más presente que nunca, vamos a mi habitación con la madre madura, se desnudó totalmente dejando solamente unas preciosas medias suaves en su cuerpo, ¡dios mío! nunca había visto un cuerpo así tan precioso, y que rogaba por ser penetrado, follando lentamente.

Vamos cuarto de la madura

Ella se puso encima de mí cuando hice el intento por introducir mi pene erecto en la vagina de ella tan madura y rica, me lo noto, y me dijo, tengo algo mejor para ti pequeño, acercó su boca a mi pene cubriéndolo con su saliva, dirigió mi miembro a su culo y lo metió suavemente. Se lo apretaba con sus redondas nalgas, los movimientos cada vez se hacían más contundentes, sentía en su interior un placer enorme y eso me hacía querer correrme dentro.

Tenía que hacer verdaderos esfuerzos para no correme, cuando estoy a punto de hacerlo con esos moviemientos tan rápidos.

Madurita follando muy rico

Estaba desando de venirme dentro de ella pero temía que se enfadará por no obedecerla, saqué mi polla bruscamente y recorrí con mis labios su cuerpo hasta llegar a su vagina con mis dedos, acaricie su clítoris y suavemente lo introduje en su coño, jugando a que los metía mi boca, era justo lo que me imaginaba.

Mis dedos entraban, la madre madura gemía extasiada de placer, me tomó de las piernas y comenzó a succionar ni miembro, esta vez no pude más y a los 20 segundos tenía la cara cubierta de mi semen, pero ella sonrío, tomó mi pene y dijo, quiero que nunca olvides esto porque no volverá a suceder. Tomo mi polla con rastros de semen y lo limpio con su vagina metiendo y sacando en su coño, quedó limpia.

Me despido de la madurita, madre de mi amigo

Inés me dijo, no dejó a cualquiera penetrarme por el culo, suele ser un regalo que reservó para hombres muy especiales, tú no te preocupes por esto yo me encargo. Nos besamos hasta quedar dormidos, cuando desperté eran las seis de la mañana y la madre madurita me observaba, yo tenía miedo que mi amigo me encontrara allí con su madre así que me despedí.

Quise darle un beso en los labios pero Inés sólo sonrió y me besó la mejilla .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *